Sven Rusch, Accoun Manager Teradata Chile

Tecnología y retail, una ventana de oportunidades

 

Por: Sven Rusch, Account manager de Teradata Chile

 

En 2015, Perú fue calificado en 9º lugar a nivel mundial como un mercado atractivo para invertir en el sector retail, esto de acuerdo al Índice Mundial de Desarrollo Minorista realizado por A.T Kearney. Perú obtuvo el mayor puntaje con respecto al resto de América Latina, por encima de Colombia y Brasil. Durante ese periodo, el país se desempeñó por encima del promedio regional y tuvo un crecimiento en el PIB del 3.6 por ciento. El gobierno realizó esfuerzos para estimular la integración y concretar acuerdos de libre comercio que ayudaron a abrir la puerta y atraer la inversión extranjera, lo que propició que para 2016 se incentivara el desarrollo de centros comerciales inspirados en sofisticados espacios urbanos y generó oportunidades para nuevos jugadores, sobre todo de la industria de la moda y particularmente en Lima.

Es por ello que en los últimos años la industria ha tenido que encontrar nuevas tácticas de venta  donde la creatividad, la tecnología y la innovación son elementos claves para generar mayor competitividad. Acá, analizamos algunas de las tendencias que  la industria  ha volteado a ver para mejorar sus operaciones e incrementar su nivel de ventas.

  1. Sistema de Distribución centralizado “hub & spoke”

De acuerdo a la ACCEP (asociación de Centros Comerciales) el consumo en formatos de retail (Supermercados y tiendas departamentales) han crecido alrededor de 45% del 2012 al 2016, lo cual implica una mayor y demandante necesidad de contar con una cadena de distribución adecuada.

Hub & Spoke se enfoca en la logística al por menor, el arte de ordenar, transportar, almacenar y rastrear mercancías, así como de optimizar los procesos a través del establecimiento de un sistema que conecte diferentes puntos de venta de manera eficaz para reducir rutas de comunicación, permitiendo que determinados productos puedan concentrarse en una sede y después sean desplazados a aquellas que tengan menor capacidad, ya sea de almacenaje o de ventas.

De esta manera se reduce el capital destinado al inventario, costos, número de almacenes, gastos de alquiler, operativos, administrativos y de mantenimiento. Lo anterior también busca disminuir el escaseo de productos, los tiempos en rotación de inventarios y, sobre todo tiempos de reabastecimiento más cortos.

  1. Personalización centrada en el cliente

No sólo el mercado es el único que ha sufrido transformaciones ante el uso de la tecnología, también se han modificado las características y necesidades de los consumidores y con esto, la manera en que deben de acercarse a ellos.

Las compañías lo saben y se han visto obligadas a personalizar sus estrategias y productos para que cumplan con las demandas de determinados consumidores; no obstante, cada una de las estrategias que implementen debe generarse con base en información previamente recabada como sexo, edad, zona geográfica, formación académica, ingresos,  nivel de ingresos, preferencias de consumo, capacidad de pago, etc, lo cual resulta  pieza clave para establecer un perfil que oriente a la compañía a la hora de ofrecer determinados productos y servicios.

Este conocimiento debe comprender todo su universo personal, transaccional y relacional, además de comprender a profundidad las expectativas dichos clientes.

Utilizar sistemas de analítica avanzada e inteligencia predictiva permiten detectar tendencias, crear mejores experiencias de cliente y personalizar ofertas.

  1. Centros de “control de misión” Omni-channel

En esta época de híper conectividad, la interacción de las personas y el mundo digital ha generado cambios disruptivos en la forma en que cada uno de nosotros interactúa con su entorno. Esto se refleja en cómo compramos, cómo nos relacionamos y cómo adquirimos nuevos productos. La información está a nuestro alcance en todo momento.

Un centro de control de misión es un área responsable de planificación, operación y funcionamiento de un comercio, también se encarga de monitorear y gestionar las actividades de cada punto de venta. Ser omnichannel, implica que deben ser capaces de realizar estrategias y atender peticiones tanto de empleados, como de consumidores a través de distintos canales de manera integrada, consistente y anticipada.

Si bien la tarea suena complicada, el uso adecuado de la tecnología ayuda a simplificar las cargas, al permitirles a los responsables de los centros de control de misión interactuar con otros colaboradores y clientes por canales que anteriormente no se consideraban, como vía telefónica, por medio de aplicaciones móviles, tabletas, computadoras, smartphones, etc.

  1. Dispositivos de sensores de IoT (Internet de las cosas)

Un sensor es cualquier dispositivo que detecta o mide una magnitud física y entrega una valoración de la misma, normalmente en forma de un valor digital. Actualmente los smartphones a través de un receptor GPS son capaces de rastrear nuestros movimientos; también existen sensores que detectan la presencia o proximidad de objetos y personas en lugares determinados detectores de movimiento que ayudan a encender las luces o la calefacción de un lugar al momento de detectar actividad o simplemente disparar una alarma cuando una persona aparece en una zona determinada.

Como vemos, los usos que se le dan a los sensores de IoT son muchos y una correcta combinación de los mismos, aplicada al retail, permitirá la generación de nueva información para transformar la manera de producir, la rápida comparación y localización de productos, comunicaciones one-to-one con el consumidor y hasta la optimización de promociones en puntos de venta.

En resumen, la tecnología ha revolucionado la industria del retail y los mercados, pues está comprobado que su uso estratégico aporta gran valor a los negocios a la hora de tomar decisiones más precisas, reducir costos y optimizar procesos, lo que proporciona ventajas competitivas que no tienen límite.

El mercado necesita herramientas de última generación, que hasta hace poco se pensaban como futuristas, por ejemplo, la analítica avanzada, que ayuda al negocio a crear productos perfectamente alineados a las preferencias de sus clientes en el momento preciso en el que los deseen y además ofrecer la opción de pagarlos de la manera que mejor les acomode. También es útil en la atracción de clientes a las tiendas físicas y electrónicas a través de programas de lealtad, para ofrecer productos únicos o muy diferenciados, así como planificar ofertas y a su vez asegurar un excelente nivel de stock en los inventarios.

 

20-06-2017