CINCO PUNTOS CLAVES PARA GESTIONAR EL TALENTO EN UNA EMPRESA

En el Perú, una de cada tres personas elegidas deja de pertenecer a una empresa en un corto plazo, generando hasta el 43 % de sobrecostos. Es por ello que surge la necesidad de elaborar planes de gestión del talento que adecúen los intereses de los colaboradores hacia los objetivos de la empresa.

“Si los ejecutivos son capaces de conocer a los protagonistas de cada una de las funciones de una compañía, entonces será capaz de conectar sus pasiones con el mundo del negocio”, sostiene Teresa Morales, directora regional de Softland Capital Humano, líder global que en Perú está representado por Ofisis.

Morales explica, además, que en la actualidad, el factor que determina la viabilidad de una empresa es su capacidad para gestionar el talento; y esto se  logra con tecnología. Según la universidad Deloitte University Press, la digitalización de los Recursos Humanos ha sido considerada como “muy importante” durante el 2016. Además, el 42% de las organizaciones está adaptando sus sistemas a dispositivos móviles y al menos, el 51% ya usa redes sociales internas para reclutar y gestionar el perfil de los empleados.

En este contexto, el uso de tecnologías, como los softwares de Capital Humano ayudan a mejorar exponencialmente la relación empresa – colaborador. Al respecto, Morales detalla cinco puntos clave que aseguran una gestión integral y eficaz del talento, estos son:

  1. Identificar: Este primer punto se refiere a reconocer cuáles son los procesos, políticas y estrategias de interacción dentro de la compañía. A raíz de este conocimiento se puede conectar la estrategia de negocio con la estrategia de personas, no puede hacer una política de personas que no obedezca a un servicio para la empresa.
  2. Organizar: La organización parte de la segmentación y diferenciación de los procesos a seguir. Organizar comprende colocar en orden a nuestro equipo para que sepa cuál es la función que va a desempeñar. Hay muchos casos en los que los colaboradores no saben cuál es su razón en la empresa, por ello organizarlos y hacerles entender que son importantes para el negocio nos coloca en un segundo nivel de gestión, el cual se hace visible dándoles un valor diferencial.
  3. Medir: “Todo lo que no se mide, no existe”, explica la especialista. En la gestión del talento también pasa esto. No nos podemos olvidar de los indicadores para saber cómo vamos avanzando. Se debe crear un cuadro de mando y conocer los objetivos que se van cumpliendo en cada etapa. Cada gestión obedece un por qué, por ello es importante trazar un rumbo y un objetivo.
  4. Comunicar: No hay peor proyecto que el que solo existe para adentro; es decir, no serviría de nada si un plan estratégico solo es conocido por algunos dentro de la organización. Mediante el uso de un software se da la posibilidad de comunicar más rápida y continuamente a cada una de las personas involucradas en  un plan de acción.
  5. Desarrollar: La ejecución de un plan para la gestión de personas comprende desde la selección de personal hasta el final del vínculo laboral con una empresa. Cada una de estas etapas ayuda al colaborador a mejorar su desempeño a través de los feedbacks que se obtienen a través de una herramienta tecnológica. El resultado es mayor empatía y compromiso con los objetivos empresariales.

 

Imagen: difusión / Infóvoro 20-12-2016